×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 988

Crecen los enfrentamientos en San Pablo a 6 días del Mundial

  • Escrito por 
  • Publicado en Deportes

Ayer fue un viernes negro en esta ciudad. Al segundo día de huelga de los trabajadores del subte, y un congestionamiento récord en el año, otros dos factores se sumaron para colmar de malhumor a los paulistanos. La lluvia invernal y el deslucido estreno de la selección “canarinho” en el estadio paulista de Morumbí, donde confrontó a Croacia. Los silbidos fueron estruendosos y extensos, todo un dato del malhumor.

Con 4 millones y medio de trabajadores afectados por la paralización del Metro, no había manera de evitar que las estaciones se poblaran, una vez más, de pasajeros enojados con el Mundial. Hasta las personas discapacitadas tuvieron su mal momento cuando pretendían entrar y fueron frenados, bajo la inclemente llovizna, por los custodios. Todo esto, claro, a apenas seis días de la Copa que debe realizar su apertura aquí en la flamante Arena Corinthians, nombre oficial del Itaquerao.

La jornada había comenzado bajo el signo de una violenta represión contra los empleados del Metro: “Llegamos a las 3 y media de la madrugada y fuimos sorprendidos por la tropa de choque de la policía militar. Nos atacaron con gases lacrimógenos y balas de goma dentro de la estación Ana Rosa. Trabajo hace 30 años en el Metro”, se quejó amargamente un empleado que se llevará de recuerdo un balín de goma incrustado en su pierna.

La represión fue tan brutal que luego los agentes de la policía militar debieron salir a justificarse. “Se actuó en defensa de los derechos de los usuarios. Si no fuera por la acción policial los clientes estarían sin transporte”, informó el cuerpo de seguridad en una nota. El episodio se repitió en otra línea de subte. Para el capitán de la policía, Snay Nanni, “es preciso que el interés público prevalezca sobre los intereses sectoriales”.

El jueves, la huelga había tomado contornos dramáticos, con pasajeros que volaron a las patadas las rejas que vedaban el paso a la estación Corinthians Itaquera, justamente la que da acceso a la arena Itaquerao. También hubo problemas en una de las avenidas que abre camino hasta ese estadio, la Radial Leste que se extiende desde el centro paulista hasta la región este de la ciudad, donde pululan las favelas. Si por alguna eventualidad esa vía fuera bloqueada con manifestaciones o enfrentamientos, quedaría clausurado el acceso a la apertura de la Copa. Los paulistanos hace más de un mes que están sometidos a situaciones de estrés. Primero fue la huelga de los choferes de ómnibus, y ahora se sobrepone este paro, lo que obliga a millones de personas a acudir a camionetas y utilitarios que hacen el servicio en forma irregular y clandestina.

Claro que nada de esto deberá afectar, en forma directa, a las autoridades internacionales que ya comprometieron su presencia en la costosa inauguración de los juegos de la Fifa. De los 21 gobernantes, ministros y príncipes se sabe que varios de ellos asistirán al primer partido. Ya confirmaron la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, el premier de Croacia, Zoran Milanovic, y el uruguayo José “Pepe” Mujica. Otros gobernantes vendrán en algún momento de los juegos como Vladimir Putin, Ban Ki-Moon y Angela Merkel. Cristina Kirchner aun no especificó si vendrá para algún juego de la selección, y el chino Xi Jinping, que llegará a Brasil para la cumbre de los Brics, acompañará el final en el Maracaná.

Para cerrar la jornada, la selección brasileña tuvo un desempeño cuestionado por los hinchas. Durante el primer tiempo, el equipo serbio mantuvo el dominio en el juego. Un pálido gol, en los segundos 45 minutos, salvó a Neymar y los demás cracs de un vejamen. La silbatina del público, que llenó el Morumbí, fue la muestra mayor de desagrado. El entrenador Felipão sabía que la ciudad podía ser “indigesta” para los atletas del “Penta”. Según los medios periodísticos locales, el DT sabe que la capital paulista es exigente y suele denostar a los equipos aun cuando obtengan victorias. “Necesitamos conquistar ese público” había dicho Felipe Scolari. Pero los hados se pusieron en su contra. Al desembarcar en el aeropuerto de Congonhas, nadie vitoreó a la selección, que salió fuertemente custodiada por la policía federal.

Hoy Lunes

Cubierto con nevada
Max: 6°C / Min: 1°C
Vientos de 13 km/h
Martes

8°C / 1°C
Miércoles

13°C / 4°C